Rinoplastia (nariz)

Rinoplastia

La rinoplastia es la tercera cirugía estética más demandada en España, situándose por detrás de la mamoplastia de aumento (cirugía de aumento de senos) y de la blefaroplastia (cirugía de párpados).

¿Qué es la rinoplastia? La rinoplastia es un tipo de cirugía estética que permite modificar la forma y el tamaño de la nariz, estrechar los orificios nasales y corregir algunos problemas congénitos, traumatismos y problemas respiratorios.

¿En qué consiste la rinoplastia? Durante la intervención, la piel de la nariz se separa de su base, formada por hueso y cartílago, y se moldea según la forma deseada. Finalmente la piel se distribuye en la nueva base.

Tipos de rinoplastia y duración de la intervención

Existen dos tipos de rinoplastia:

  1. Rinoplastia primaria (abierta o cerrada): es la cirugía estética de la nariz que se realiza por primera vez. Ésta puede ser:
    • Abierta: el procedimiento se lleva a cabo a través de una pequeña incisión realizada en la columela, por lo que la cicatriz es casi imperceptible.
    • Cerrada: el procedimiento se realiza desde dentro de la nariz y no deja cicatrices visibles en la cara.
  2. Rinoplastia secundaria, de revisión o postraumática: es la cirugía estética de la nariz que se realiza en pacientes previamente operados pero que presentan algunos problemas que habría que corregir, como pueden ser:
    • Giba o laterorrinia (nariz torcida).
    • Asimetrías.
    • Mala cicatrización.

La rinoplastia tiene una duración aproximada de entre 1 y 3 horas.

Posibles riesgos

En la rinoplastia, como en cualquier cirugía, existen una serie de posibles riesgos o complicaciones como pueden ser los siguientes:

  • Infección.
  • Sangrado nasal.
  • Reacciones a la anestesia.

Precio

El precio de la rinoplastia varía en función de la clínica, los honorarios del cirujano, el equipo de anestesia, etc. Generalmente, el precio oscila entre los 2.000 y 4.500€.

La Seguridad Social cubre los costes de la rinoplastia en algunos casos como por ejemplo, en pacientes con dificultades respiratorias o con problemas nasales.

Se recomienda consultar con el médico para evaluar ambas opciones.