Antes y después del aumento de senos

Antes y después de la cirugía de aumento de senos

Decidir someterse a una cirugía de aumento de senos es una decisión muy importante que no debería hacerse por capricho ni tomarse a la ligera.

En la mamoplastia de aumento, como en todas las cirugías, existen una serie de pros y contras que hay que valorar. Por ello, se recomienda ser consciente del antes y después de la cirugía de aumento de senos, conocer los preparativos de la operación y estar al tanto de las cuestiones subyacentes relativas a esta intervención. Los puntos a considerar son los siguientes:

  1. La elección del cirujano. Esta puede ser la decisión más importante de todo el proceso. Existen muchísimos cirujanos altamente cualificados por lo que no será difícil encontrar alguno cerca de su ubicación. Infórmese sobre la especialidad, la experiencia e, incluso, los honorarios de varios cirujanos para que estos factores puedan ayudarle a decidirse por alguno de ellos.
  2. El tipo de implante mamario que se desea utilizar (cápsulas de solución salina o de gel de silicona).
  3. El tipo de superficie del implante (lisa o texturizada).
  4. El tamaño de las mamas.
  5. El ángulo de proyección y la forma (redonda o anatómica) de los senos.
  6. Los posibles riesgos y el postoperatorio.

Aunque los aspectos mencionados anteriormente puedan crear más confusión o controversia, es absolutamente necesario para el paciente que se plantee estas cuestiones. En caso de duda, se recomienda consultar siempre con el especialista.

Durante el transcurso de las primeras conversaciones, el cirujano plástico le proporcionará información detallada sobre la mamoplastia de aumento y para ello se valdrá también algunas fotografías con el fin de:

  • Explicarle el proceso de la cirugía de aumento de senos.
  • Exponerle las diferencias que existen entre la mamoplastia de aumento y la mastopexia (levantamiento de senos).
  • Mostrarle el resultado de la intervención realizada a otras pacientes para que pueda hacerse una idea visual propia.

En la siguiente imagen podemos ver el antes y después de algunas pacientes que se han sometido a este tipo de cirugías:

antes y después

Como se puede apreciar en las fotografías, las diferencias del antes y después se perciben inmediatamente. Los resultados son sumamente satisfactorios: unos pechos firmes, realzados y proporcionados según la anatomía de cada paciente.

Además, las mujeres que se someten a la mamoplastia de aumento tienden a sentirse mejor consigo mismas. Por lo tanto, la cirugía de aumento de senos no sólo mejora la apariencia física sino que también aumenta la seguridad y la autoestima del paciente.

Después de la intervención, el paciente deberá utilizar un sujetador sin aros o deportivo para controlar la inflamación de los senos. A consecuencia de esta hinchazón, es muy probable que tenga que usar una talla más de la esperada.

En algunos casos, el especialista también podrá recomendarle un sujetador compresivo que le ayude a tratar la inflamación y a cicatrizar más rápidamente.

Cuando la hinchazón haya disminuido, necesitará determinar su nueva talla de sujetador. Tómese el tiempo que necesite para elegir el tipo de sujetador que le resulte más cómodo y atractivo.

Es primordial que durante todo el proceso el paciente siga correctamente todas las instrucciones proporcionadas por su cirujano y que no tenga reparos en preguntarle sobre cualquier aspecto que le preocupe antes y después de la cirugía, aunque pueda parecerle una tontería. Esto le proporcionará una gran tranquilidad y la seguridad de encontrarse en las mejores manos en todo momento.